Fachadas ventiladas

La fachada ventilada es un sistema constructivo que se ha ido consolidando con gran aceptación entre arquitectos y constructores, sobre todo por su elevada calidad, posibilidades estéticas y por sus indiscutibles ventajas de aislamiento térmico y acústico. El sistema de fachada ventilada consta de un muro soporte, una capa de aislante anclado o proyectado sobre el soporte, y una capa de revestimiento vinculada al edificio mediante una estructura de anclaje, generalmente de aluminio.

Entre el aislante y el revestimiento se crea de este modo una cámara de aire que, por el “efecto chimenea”, activa una eficaz ventilación natural, manteniendo el aislamiento seco y consiguiendo de esta forma un gran ahorro en el consumo energético. Se considera el sistema más eficaz para solucionar el aislamiento del edificio, eliminando los puentes térmicos así como los problemas de condensación. Si está pensando en hacer reforma de un edificio, consulte primero más información sobre nuestros sistemas de fachada.