Pintura industrial

La Pintura Industrial tiene dos objetivos principales. Por un lado, proteger los diferentes soportes de las agresiones a las que puedan ser sometidos, tanto físicas como químicas. Y por otro lado conferir a la pieza un mejor aspecto estético para conseguir un mejor acabado, llegando incluso a incrementar su valor añadido. Dado que el aspecto estético es algo subjetivo y cambiante en función de los ambientes y mercados a los que la pieza irá destinada y más propio del marketing, centraremos este apartado en la búsqueda de un sistema de pintado que nos garantice la resistencia al medio en el que vaya a estar expuesto.